Tras la inauguración de la BIVE (biblioteca vecinal) el pasado 28 de Enero, la A.VV. Miguel Hernández manifestamos que un centro cívico en el barrio es ahora más necesario que nunca.

Queremos recordar que éste es un barrio alejado del resto de Leganés, en el que no existe ninguna oferta cultural, deportiva, o de cualquier otro tipo que proporcione el Ayuntamiento. Un barrio de casi seis mil habitantes con un altísimo porcentaje de niños y niñas, que además va en aumento y que tienen una demanda de actividades que, sólo en parte, es proporcionada por las distintas asociaciones vecinales.

Desde la A.VV. Miguel Hernández llevamos años ofertando cursos, talleres y espectáculos de todo tipo (clases de baile, yoga, aerobic, fotografía, cuentacuentos, cine, espectáculos para los más pequeños…) Todas estas actividades se han venido realizando tanto en el gimnasio del antiguo Azorín como en el aula de la propia asociación. Todas ellas con la colaboración y el esfuerzo de vecinos voluntarios.

Tras la puesta en marcha de la biblioteca, todos los vecinos que acudimos a la Asamblea inaugural coincidimos en la necesidad de una sala de estudio. Pero la realidad es que no disponemos de espacio suficiente. Hay que decir que debido a esta falta de espacio, la biblioteca ha tenido que ser alojada en el pasillo. Además, decir también que por el mismo motivo hemos tenido que prescindir, por el momento, de la donación de más de 2.500 libros por parte de nuestros compañeros de la A.VV. Parque Goya de Zaragoza.

Las vecinas y vecinos de este barrio necesitamos de un centro de referencia para cada uno de nosotros. Un centro en el que podamos hacer “barrio”, donde podamos consultar un libro, estudiar, charlar, debatir, que cuente con talleres para todas las edades, con una programación cultural, un centro inclusivo en el que quepamos todas y todos.

Ya que son las asociaciones las que están haciendo una labor que correspondería al Ayuntamiento, al menos éste, debería acometer una reforma del centro que le dotase de una biblioteca real, aseos decentes, espacios mejor distribuidos…En fin, lo más parecido a un centro cívico-cultural.

Desde la A.VV. seguiremos reivindicando nuestro legítimo centro cívico-cultural. No merecemos estar abandonados.

¡Centro Cívico-cultural Ya!